Daniel Curbelo

 

 

La visión tántrica viene a ser como un remedio para esta época denomindada Kali Yuga, época oscura según los antiguos textos tántricos.

La clave es tomar el veneno como remedio, lo que nos envenena puede curarnos, según la visón tradicional.

La visión tántrica la encontramos en diferentes concepciones: budismo, taoísmo, sufismo, magia hermética, thelemitas, etc.

El propósito espiritual está en la energía sexual, transmutando esa energía se desarrolla el destino del ser humano, se actualiza del «designio celestial», el «hombre del Tao» se hace presente.

No es la idea del Tantra tener placer y más placer, sino cambiar la forma que el ser humano maneja su energía esencial, reorientarla, hacer que ascienda y expanda la conciencia, illumine la vida dle practicante.

Un secreto tántrico es aprender a transformar el ardor sexual en éxtasis espiritual. Aprendizaje que se hace muy delicado y a veces muy lento en tanto requiere dedicación, amor y a la vez mucho erotismo. También requiere cierto tiempo y por eso muchos practicantes tántricos hacen el amor durante horas o por lo menos una hora.

Todo esto implica conciencia de sí, aprender a estar en la percepción de uno mismo sin división, sin separación. Tomando el momento de la sexualidad como el portal hacia lo cósmico.

Te invitamos a concer el Tantra.

Daniel Curbelo

Categorías: Transmutación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *