Cecil Frederick Russell, discípulo de Aleister Crowley, fundó en 1931 la G.·.B.·.G.·. ((por “Great Brotherhood of God” o “Gnostic Body of God” siglas en inglés). Iniciado en la magia sexual desarrolló su propio plan de estudios. En la década del 60 su discípulo Louis T. Culling comenzó a publicar los procedimientos hasta entonces considerados secretos.

Lo dividió en tres grados: Alphaismo; Dianismo y Qadosh.

Alphaísmo:

Sería la etapa de la castidad mágica, tanto a nivel físico como espiritual. Se trabajaba en aprender cierto número de ejercicios mágickos, incluyendo el recuerdo de los sueños, técnicas de concentración, y algunas actividades rituales.

Por experiencia puedo decir que esta práctica es bastante rigurosa ya que implica un gran auto-conocimiento y un trabajo intenso con las emociones e impulsos.

Dianismo:

Para ellos era unión sexual sin orgasmo. Como yo aprendí en una logia derivda de estas en la cual se integraban prácticas de tantra y taoísmo alquímico tendría que dividir en dos esta etapa.

a) Sexualidad mágica sin orgasmo para transmutar la energía y despertar la conciencia.

b) Sexualidad mágica sin orgasmo y sin coito. Es decir que la pareja trabaja con las energías a través de una relación sexual sin penetración.

Los objetivos de estas magias sexuales son varios:

– Obtener cualidades deseos usando la fuerza sexual.
– Atraer abundancia.
– Conectarse con su Maestro interior o Yo superior o Espíritu, como les guste más llamarlo.
– Desarrollar cualidades psíquicas como videncia, viajes astrales, etc.

Qadosh:

Tercera etapa en la cual la diferencia es que se extiende al máximo la relación y al final se libera el orgasmo. El objetivo es el mismo que el anterior pero se toma la idea que la fuerza es más poderosa. En esta etapa se usan los elíxires formados por la pareja para untar talismanes, cartas, velas, sigilos, etc. 

Se trata de dirigir la energía sexual al maestro interior y conectarse con la fuerza divina, ir más allá de los humano, de las sensaciones, de lo cultural en el sexo. Gozar de manera relajada, plena, intensa.

Daniel Curbelo

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *