Cuando hay una unión sexual se crea un ser energético. Si hay amor y la pareja tiene una buena conexión crea un niño mágico, que es el resultado de la inspiración y todo lo bueno que nos despierta la otra persona. 

Según la teoría de la magia sexual los fluidos sexuales son vehículo de la energía de las personas. Si hay todo ese amor entonces estará concentrado allí, si además hay un propósito mágico también se concentrará en los fluidos.

Se forma entonces un elixir mágico. El uso de ese elixir es considerado sagrado por los magos.
La calidad del elixir está en función del trabajo alquímico. 

El uso de los fluidos puede ser muy variado como para untar talismanes, velas, o centros de energía del cuerpo que necesiten esa unción (chakras). 

Bendiciones

Daniel Curbelo

 

Categorías: Sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *